viernes, 7 de junio de 2019

Lo opuesto a Babel es Pentecostés

Las lenguas en la Biblia y la Fiesta de Shavuot

El fenómeno de la expresión en lenguas surgió primero en el Monte Sinaí en Shavuot/Pentecostés, siete semanas después del éxodo de Egipto, allí, las Diez Palabras (aseret hadavarim) o los Diez Mandamientos fueron dados por el Creador en una voz que escuchó toda la nación de Israel y que, literalmente en hebreo dice, "vieron las voces y las antorchas de fuego" (roim et ha kolat v'et halapidim) - Éxodo 10:18, el hebreo original revela el misterio. Los Diez Mandamientos se dieron allí en todos los idiomas de la humanidad, solo más tarde para ser traducidos.

En Jerusalén, en el siglo I d. C., 1300 años después, los discípulos de Yeshúa esperaron hasta Shavuot (Pentecostés), momento en el que el Mesías les había dicho que recibirían “poder de lo alto” (Hechos 1: 4-8). Cuando llegó ese festival bíblico que celebraba la entrega de la Torá (hag matan Torá), el Espíritu de YHVH llegó a ellos como "lenguas de fuego" y hablaron en "lenguas", o lenguas desconocidas, reflejando ese fenómeno en el Monte Sinaí. Pero esos idiomas eran conocidos por muchos de los peregrinos que se acercaban a Jerusalén para celebrar la fiesta. La gente de las naciones que no hablaban hebreo los escucharon hablar en sus propios idiomas: Ahora se estaban quedando en Jerusalén judíos temerosos de Dios de todas las naciones bajo el cielo. Cuando escucharon este sonido, una multitud se unió en desconcierto, porque cada uno escuchó en su propio idioma el mensaje de redención. Totalmente asombrados, preguntaron: 

"7...¿no son galileos todos estos que hablan? 8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? 9 Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, 10 en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, 11 cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. 12 Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?'' - (Hechos 2).

Este evento fue la reversa de Dios de la maldición del balbuceo en la Torre de Babel, cuando los idiomas de los hombres se confundieron y ya no podían entenderse entre sí (Génesis 11: 1-8). Babel (Bavel en hebreo, que es la misma palabra para Babilonia) significa "confusión". Los discípulos no hablaron tonterías, ni bromas, ni confusión, no balbucearon, sino todo lo contrario. Hablaron en lenguas (idiomas) que ellos mismos no entendieron, pero "declararon las maravillas de Dios" en los muchos idiomas que entendieron sus oyentes. Por cierto que esto rara vez ocurre entre los "hablantes en lenguas" modernos, aunque dos veces en 47 años escuché que este fenómeno ocurriera de verdad con idiomas humanos, uno de ellos de primera mano.

¿Habías pensado en la conexión entre la torre de Babel (Confusión) y la Fiesta de Pentecostés? Dios habló en lenguas en el Sinaí, y los creyentes hablaron en lenguas en Pentecostés para que su Palabra fuera entendida por los hombres, el pecado trae caos y confusión y su ley es orden y trae entendimiento. Pentecostés es lo opuesto a Babel.

Te esperamos para la Fiesta, este domingo 9 de junio 11:30 AM, vamos a celebrar la ley de Dios ya no grabada en tablas de piedra, sino grabada en nuestro corazón.



lunes, 3 de junio de 2019

El Yugo Fácil


Su carga es ligera...

Mateo 11: 29-30 “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”

Los Hebreos antiguos eran agrícolas y criaban ganado, siendo el buey el más fuerte. Era común usar dos bueyes en un yugo para el arado. Un buey mayor y experimentado era puesto con un buey más joven para que este aprendiera la tarea del arado. El concepto hebreo antiguo del yugo, es la forma como Israel veían su relación con Dios quien les enseñaba a caminar en el camino correcto en la vida. Jesús o Yeshúa como es su nombre hebreo, nos dice que nos unamos a Él, debajo de su yugo. Él ya se lo puso, siendo obediente, hasta la muerte (Fil. 2:5-8); ahora nosotros también podemos hacerlo, y Él nos ayudará en la marcha (Mateo 16:24-27).

El concepto de “yugo” lo encontramos también en el primer siglo. Cuando Jesús hizo su aparición existían diferentes escuelas de pensamiento que se disputaban el derecho de interpretar correctamente la Torah. Esto produjo el concepto del “Yugo de la Torah,” es decir, la obediencia a la Torah según la interpretación de cada escuela. La interpretación de un rabino o de una escuela de la Torah, era vista como el “yugo” de ese rabino o escuela. Poner un “yugo sobre un discípulo” era mostrarle la manera como tenía que aplicar la enseñanza a su vida en relación a la Torah. Por eso fue que Yeshúa les dijo: “Mi yugo es fácil” (Mateo 11:29-30)

Uno de los roles del Mesías era traer la interpretación correcta de la Ley de Dios (Isaías 2:3; Jn 4:25), y como las escuelas rabínicas le habían añadido tanto a la Palabra de Dios, al hacerlo habían añadido cargas muy pesadas al pueblo. Lo que Jesús les estaba diciendo, es que los mandamientos de Dios no son una carga pesada, sino una instrucción fácil de llevar, como dice la misma Escritura:

1 Juan 5:3 “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.”
Romanos 10: 5-8 “Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas. Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:”
Deuteronomio 10: 11 -14 “Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos. No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos? Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.”



Lo opuesto a Babel es Pentecostés

Las lenguas en la Biblia y la Fiesta de Shavuot El fenómeno de la expresión en lenguas surgió primero en el Monte Sinaí en Shavuot/Penteco...