martes, 4 de agosto de 2015

El foso de los leones es el lugar más seguro

De niños solemos emocionarnos con la historia de Daniel (Daniel 1-6), un jovencito que en el tiempo más difícil de su vida, exiliado al país más idólatra del planeta, y en condición de servidumbre, decidió no contaminarse. Nosotros no nos encontramos en mejores circunstancias, pero ya no nos damos cuenta.

Nos encontramos en un punto crítico de decadencia moral, probablemente en la víspera de una de las peores crisis económicas de la historia provocada por la codicia, en un tiempo en el que ya no se sacrifican niños al dios Baal (2 Reyes 17), pero si al dios "mis propios intereses", en una época en la que a lo bueno se le llama malo, y a lo malo bueno (Is. 5:20).

En un momento como el nuestro vivió Daniel, y el mejor lugar para refugiarse en su tiempo, fue en una cueva llena de leones y en un horno de fuego, porque allí estaba el Creador del universo con él. Si deseas estar protegido, decide en tu corazón no contaminarte (1 Pe. 1:16; Lev. 20:26). Pon tus pies uno tras otro sobre las huellas del Maestro, eso significa seguirle (Mateo 28:19-20; Juan 14).


Únete a nuestro grupo de estudio de Daniel verso a verso, por facebook:
https://www.facebook.com/groups/1600624793324728/

No es lo mismo el calendario rabínico y el calendario bíblico

¿Por qué celebramos Pentecostés una semana después de lo que señala el calendario judío en el 2018? Hay un calendario bíblico antiguo...