martes, 21 de marzo de 2017

Como ladrón en la noche ¿Qué significa esta expresión profética?

La Escritura dice que el Señor regresará como ladrón en la noche:

2 Pe. 3:9-10 "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas." 

1 Te. 5:1-2  "Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;"
La frase "ladrón en la noche" es un hebraísmo, que se refiere a la práctica mencionada en Levíticos 6: 
9-10 "Manda a Aarón y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del holocausto: el holocausto estará sobre el fuego encendido sobre el altar toda la noche, hasta la mañana; el fuego del altar arderá en él. Y el sacerdote se pondrá su vestidura de lino, y vestirá calzoncillos de lino sobre su cuerpo; y cuando el fuego hubiere consumido el holocausto, apartará él las cenizas de sobre el altar, y las pondrá junto al altar."
Salmo 134:1 "Mirad, bendecid a Jehová, Vosotros todos los siervos de Jehová, Los que en la casa de Jehová estáis por las noches.
Está registrado históricamente que el capitán de la guardia del templo o el Sumo Sacerdote, realizaba la tarea de verificar que el sacerdote que cuidaba el fuego no se durmiera, ya que el fuego debía mantenerse encendido.

Los sacerdotes asignados a vigilar el fuego del altar y de la Menorá nunca debían quedarse dormidos durante su noche de servicio. Con el fin de asegurar que el sacerdote permaneciera despierto, el Sumo Sacerdote recorría el Templo en busca del sacerdote encargado. Si un sacerdote era encontrado durmiendo durante una visita sorpresa, el Sumo Sacerdote tomaba brasas del fuego del altar, colocaba algunas brasas en una cacerola de fuego y las llevaba al sacerdote durmiente. Luego colocaba suavemente la pala y las brasas bajo la ropa del sacerdote que no había podido velar esa noche.

Las prendas de ropa del sacerdote pronto se encendían en llamas. El sacerdote culpable no tendría más remedio que dejar su ropa ardiente y correr, sólo con su ropa interior, avergonzado a su casa. Fue esta práctica de visitas sorpresa que según la tradición judía, consiguió que el Sumo Sacerdote fuera apodado el "Ladrón en la Noche"

Mishná, Middoth i.2 Como se cita a continuación:
"El Capitán del Templo (el hombre del Monte del Templo) visitaba a cada guardia, y llevaba antorchas ardientes delante de él. Y todos los guardias que no se levantaban (o no estaban de pie), el Capitán del Templo decía: "Paz sea contigo". Si observaba que dormía, lo golpeaba con su palo, y tenía autoridad para quemar su vestido. Y ellos dijeron, "¿Qué es el ruido (voz) en la corte?" "Es el ruido de un levita que es golpeado, y sus vestidos se ponen en fuego, porque dormía sobre su reloj". El rabino Eliezer, hijo de Jacob, dijo: "En una ocasión encontraron al hermano de mi madre durmiendo, y quemaron su vestido".

Jesús usó esta ilustración cuando se refiere a su regreso:
Mateo 24:42-44 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.
Cuando nuestro Sumo Sacerdote venga como un ladrón en la noche, estaremos listos para encontrarlo. La llama y el celo en nuestros corazones arderán brillantemente, pero nuestras vestiduras blancas no serán quemadas. ¡No estaremos desnudos, ni avergonzados!

Por otro lado el Señor advierte que algunos serán avergonzados, porque no vivieron de acuerdo a lo que decían creer:
Apocalipsis 3:2-6 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Todas las congregaciones del mundo dirán, "bueno, pero nosotros somos como los de Filadelfia", ¿en serio? Mejor sería examinarnos, porque lo mismo decían los de Sardis, Éfeso y Laodicea, y el Señor los encontró, dormidos, sin amor y tibios.

Escucha la advertencia, no te duermas, mantén el fuego encendido, vive haciendo la voluntad de Dios, porque la vida eterna es para los que perseveran hasta el fin, la salvación no es un evento, es un camino que hay que recorrer completo, no quieres ser sorprendido con la realidad de que no eras oveja, que te dormiste y ahora serás avergonzado:


Ap. 16:15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.
Mateo 7:21 No todo el que me dice: ``Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Mateo 25:11-13 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ``Señor, señor, ábrenos. Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.
Lucas 13:25 Después que el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, y vosotros, estando fuera, comencéis a llamar a la puerta, diciendo: ``Señor, ábrenos, El respondiendo, os dirá: ``No sé de dónde sois.
Tito 1:16 Profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan, siendo abominables y desobedientes e inútiles para cualquier obra buena.
1 Juan 2:4 El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él;

sábado, 4 de marzo de 2017

Por qué deberías dejar de llamar a otros fariseos

¿Quiénes eran los fariseos?

El término "fariseo" es lanzado con mucha facilidad en estos días. Como podrás imaginar, me acusan de ser un fariseo constantemente. No puedo decirte cuánto me duele esta palabra cuando otros descuidadamente la lanzan en mi dirección. Tampoco puedo dejar de preguntarme si aquellos que son tan aficionados a usar este insulto, realmente entienden las implicaciones históricas y espirituales de tal acusación.
Espero que esto te ayude pensar dos veces, antes de llamar a alguien un fariseo.

Los fariseos y saduceos Los fariseos y los saduceos eran dos de las principales sectas judías durante el tiempo de Jesús. Estaban atrapados en una batalla en curso, por el control del pueblo judío. Los saduceos defendían una interpretación estricta y literal de la Toráh (los primeros cinco libros de la Biblia). Ellos creían que la Toráh era la única porción de la Escritura con autoridad.
Los fariseos, por otra parte, eran el grupo más "progresista". Creían que la Toráh estaba abierta a la interpretación. Insistían en que la siempre creciente colección de tradiciones e interpretaciones de la Toráh eran tan autoritativas como la Toráh misma. Ellos creían que la interpretación y aplicación de la Ley debía ser flexible, para adaptarse a los tiempos y a las necesidades de la gente. Como puedes ver, es irónico que los cristianos acusen a sus hermanos más "conservadores" de ser "fariseos", cuando los fariseos eran realmente conocidos por ser bastante liberales en su enfoque de interpretación bíblica.

Los pecados de los fariseos Pero esta cuestión no es realmente un asunto de conservadurismo religioso Vs. liberalismo. Las implicaciones de llamar a alguien un fariseo son muy graves. Éstos son algunos de los pecados con los que Jesús acusó a los fariseos:
1. Los fariseos eran hipócritas (Mateo 23:1-12) La palabra "hipócrita" significa "un actor", como en una obra de teatro. Es alguien que es intencionalmente mentiroso acerca de quién es realmente y no practica lo que predica. Los fariseos estaban deliberadamente montando un espectáculo de piedad religiosa "para ser vistos por otros" (Mateo 23: 1-5).
Cuando usted acusa a alguien de ser un fariseo hipócrita, no sólo lo acusa de ser inconsistente. Usted lo está acusando de intencionalmente tratar de engañar a la gente. Es probable que algunos cristianos encajen en esta descripción, pero este sello no encaja con alguien que esté tratando sinceramente de vivir su vida para la gloria de Dios; Incluso si involuntariamente es inconsistentes a veces.
2. Los fariseos mantuvieron a las personas fuera del Reino (Mateo 23:13-15) Los fariseos controlaban y manipulaban a la gente a través de la intimidación. Ellos amenazaban a sus hermanos judíos que si seguían a Jesús, serían "sacados de la sinagoga" (Juan 9:22; 12:42). Cuando usted acusa a alguien de ser un fariseo, está insinuando que intenta controlar y manipular a otros para su propio beneficio. Peor aún, estás insinuando que está impidiendo que la gente se convierta en auténticos seguidores de Cristo.
3. Los fariseos crearon brechas legales (Mateo 23:16-22) Los fariseos interpretaban la ley de tal manera que pudieran hacer lo que querían hacer, al tiempo que restringían el comportamiento de los demás. A diferencia de los saduceos, que creían en tomar la ley en su valor nominal, los fariseos habían creado su propio conjunto de reglas que satisfacían sus intereses.
La mayoría de las personas piensa que el fariseo moderno es aquel que cree en seguir estrictamente toda la Escritura, y todo el consejo de Dios desde Génesis hasta Apocalipsis. Pero es al contrario, al menos en este sentido, el fariseo moderno es alguien que retuerce las Escrituras (2 Pedro 3:16) para hacerla decir lo que quiere que diga. Un fariseo moderno es aquel que usa la Escritura para crear lagunas para sí mismo y cuerdas para otros.
4. Los fariseos fueron negligentes en las cosas más importantes (Mateo 23:23-24) Los fariseos tenían una tendencia a seguir partes de la ley, mientras que completamente descuidaban otras. Jesús realmente los alabó por su obediencia, pero los reprendió por su negligencia. Y los asuntos que estaban descuidando eran en realidad las partes más importantes de la Ley. No se puede acusar a alguien de ser un fariseo simplemente porque es conservador al querer seguir las Escrituras. No se puede decir que una persona es farisea porque quiere estar en cada estudio bíblico y servicio de adoración. Sin embargo, una persona que insiste en estar en la iglesia cada vez que las puertas están abiertas, pero ignora los mandatos bíblicos de ser generoso, amoroso y alentador, es bastante similar (de esa manera) a los fariseos.
5. Los fariseos estaban llenos de avaricia y auto indulgencia (Mateo 23: 25-26) Las palabras más duras de Jesús para los fariseos no se debían a que ellos fueran la policía de la moralidad auto proclamada, sino por el hecho de que, mientras se auto justificaban, desempeñaban el papel de policía moral, en realidad vivían vidas inmorales.
Un cristiano que te amoneste en alguna cuestión moral o religiosa, no necesariamente se convierte en un fariseo (por supuesto, no necesariamente lo está haciendo de la manera correcta). Necesitamos entender que hay un lugar para la amonestación y corrección amorosa en la iglesia (1 Tesalonicenses 5:14; 2 Timoteo 3:16-17).
Una persona es farisea, no por su deseo de pureza en la iglesia - sino por el hecho de que está trayendo impureza en la iglesia, al tratar de mantener una fachada de pureza.
6. Los fariseos estaban espiritualmente muertos (Mateo 23: 27-28)
Jesús dijo, "como sepulcros blanqueados, ustedes fariseos, están llenos de huesos de muertos". No tenían vida espiritual. Ellos daban la impresión de amar a Dios y ser celosos de Su palabra, pero en realidad, sus corazones estaban lejos de Él (Mateo 15:8).
En este sentido, es una acusación extremadamente audaz decir que alguien es un fariseo. Decir que alguien está espiritualmente muerto, pero tratando de dar la impresión de vitalidad espiritual, es un cargo muy serio.
7. Mataron a Jesús (Mateo 23: 29-36)
La peor parte de los fariseos fue que lamentaban el hecho de que sus antepasados ​​habían asesinado a los profetas de la antigüedad, pero ellos mismos asesinarían al Mesías. Estos hombres estaban tan apagados, tan duros en su corazón, tan espiritualmente muertos, que podían observar los milagros de Jesús y afirmar que debían ser obra de demonios (Mateo 12:24). Estos hombres eran tan pecaminosos que exigieron que el Hijo de Dios fuera clavado en una cruz.
Declarar que un cristiano hoy deba ser puesto en la misma categoría de estos monstruos, no debe hacerse a la ligera, si es que no debería hacerse en lo absoluto.
¿Hay Fariseos modernos?
Si hay personas que pertenecen a esta categoría, las reconoceremos por su fruto (Mateo 12:33-37). Serán aquellos que intencionalmente tratan de engañar a las personas para que crean que son justas, cuando en realidad viven vidas inmorales secretas. Ellos usarán su influencia, no para la gloria de Dios, sino para su propia gloria y beneficio. Estos son el tipo de personas que usan la religión para controlar, manipular y llenar sus propios bolsillos.
¿Por qué etiquetas a las personas? La mayoría de las veces esta etiqueta es y disculpa la expresión "vomitada", no se usa con precisión. Se utiliza como una forma de rechazar a la persona. Se utiliza como una manera de excusarnos para no escuchar a aquellos con quienes no estamos de acuerdo. Si no estás de acuerdo con alguien sobre un asunto, estudia el problema y razona con la otra persona. No sea perezoso al clasificar y etiquetar a las personas.
A menos que sea obvio que una persona es un hipócrita, porque está viviendo una vida doble, ¿quién eres para calificarlo de fariseo hipócrita? Ciertamente, interpretar las Escrituras de manera más conservadora o literal que tú, no es razón para llamar a alguien fariseo. Como dije antes, los fariseos eran en realidad los progresistas de su época, no los conservadores.

Mateo 23:1-3 Entonces Jesús habló a la muchedumbre y a sus discípulos, diciendo: Los escribas y los fariseos se han sentado en la cátedra de Moisés. De modo que haced y observad todo lo que os digan; pero no hagáis conforme a sus obras, porque ellos dicen y no hacen.…


Y finalmente, cuando llamamos a alguien fariseo porque creemos que son inconsistentes y críticos, ¿no estamos siendo inconsistentes y críticos? Estamos siendo inconsistentes porque estamos diciendo que ellos no deben criticar, pero estamos criticándolos. Les estamos diciendo que no tienen derecho a juzgar, pero estamos encerrándolos con la gente que asesinó a Jesús. ¿Puedes ver el problema?

Son algunas cosas para pensar.

Te amo y Dios te ama,
Wess McAdams

Fuente original en Inglés:

Fragmento del evangelio de Juan en hebreo, nos da nuevos indicios.

Interesantes descubrimientos en la biblioteca del Vaticano Hace poco tiempo me topé con esta información que me pareció fascinante, el des...