lunes, 29 de febrero de 2016

La prueba de tu fe es el fruto que produces.

Dar mucho fruto, es la evidencia de permanecer en Cristo en Yeshúa/Jesús el Mesías, es la prueba de que has nacido de nuevo, un entendimiento incorrecto de lo que significa esto, es literalmente mortal. 
Porque puedes estar en la vid, puedes estar disfrutando del alimento espiritual que viene del Mesías, pero si no das fruto, significa que conoces la verdad, pero no vives en la verdad, la verdadera fe (Emunáh), es fidelidad al sistema de verdad, es la "estaca que sostiene tu casa" (su Palabra es la verdad Jn. 17:17) y por lo tanto te lleva a actuar de acuerdo a lo que crees, no basta que te lo sepas.
Una fe basada únicamente en una creencia, no salva a nadie, porque los demonios creen y tiemblan (Sgo. 2:19) y evidentemente no son salvos (o tendríamos demonios en el Reino y eso no va a pasar).
 Así que te animo a que investigues en toda la Biblia lo que significa dar fruto y después examínate si estás en la fe (2 Cor. 13:5), porque si no estás dando fruto, serás cortado y echado fuera. Así lo dice la Biblia por todos lados:

Juan 15:1-9 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.
El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor."

Juan 15:10-12 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

Mat 7:15-20 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

Stg 2:14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?

1Pe 1:22-23 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

Salmo 1:1-3 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

Rom. 6:22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. 

Pro. 11:30 El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana almas es sabio.

Jer. 17:10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Miq. 7:13 Y será asolada la tierra a causa de sus moradores, por el fruto de sus obras.

Mat. 3:10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.

Mat. 7:19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

Mat. 12:33 O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol.

Mar. 4:20 Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.

Luc. 6:44 Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas.

Luc. 8:15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Col. 1:10 para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;

Tit. 3:14 Y aprendan también los nuestros a ocuparse en buenas obras para los casos de necesidad, para que no sean sin fruto.

Jud 1:12-13 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.

miércoles, 3 de febrero de 2016

El justo por su fe vivirá

Facebook: ‪#OidoresYHacedoresDeLaPalabra

MALA DEFINICIÓN - CONTEXTO = MALA INTERPRETACIÓN

Hab 2:4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.

Solemos leer este pasaje sin entender el contexto, este versículo dice que el que se enorgullece es porque su alma no es recta, Habacuc está hablando de Nabucodonosor, el es el orgulloso y pronto llegará para tomar a la casa de Judá cautiva y destruir Jerusalén. El pasaje nos exhorta a vivir en fe a pesar de los tiempos de angustia, Habacuc se pregunta ¿Señor porqué permites el pecado de tu pueblo? y tras la respuesta de Dios, de que el pueblo pronto será llevado cautivo si no se arrepiente, Habacuc pregunta ¿Por qué vas a usar a un pueblo más injusto para disciplinar al tuyo? Y el Señor responde, pronto vendrá el juicio también para Babilonia.

Pero cuando este pasaje se estira, se usa para decir que “es suficiente tener una creencia para ser salvo”, pero no es lo que dice, no es un asunto de conocimiento, se trata de vivir en fidelidad, lealtad, seguridad a la verdad (que es lo significa la Palabra “Emunah”, que se traduce como fe), a pesar de las circunstancias, de la tribulación, de la persecución, de la prisión, de la escasez y es el mismo contexto en el que el autor de Hebreos cita este pasaje, los que tenemos fe (somos fieles, leales, seguros de la verdad), no somos de los que retrocedemos, sino de los que perseveramos, cueste lo que cueste.

Heb 10:34-39 Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos. No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

Es por eso que nuestro Mesías dice:
Mat. 10:22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
Mat 24:12-13 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.


La verdadera fe persevera a pesar de las circunstancias, de eso se trata la vida cristiana, no de que el conocimiento de Cristo nos salve (eso es gnosticismo) sino de perseverar y vivir en fidelidad a la relación de pacto que tenemos con Dios por medio de Cristo, quien nos compró a precio de sangre, a pesar de las tribulaciones, la verdadera fe sobrevive los tiempos difíciles, la verdadera fe obedece a Dios por amor, la verdadera fe produce fruto.


La restauración del Tabernáculo caído de David

¿Cómo encajamos los creyentes en Jesús en el plan de Dios para Israel? Sermón predicado en el 2016 Por Hiram C. Ramírez Caba I.B. El Cam...