miércoles, 1 de febrero de 2017

La piedra que rechazaron los edificadores

Disonancia cognitiva

Cuando una idea está arraigada en tu mente, sucede que cuando alguien te presenta evidencia que contradice tu creencia simplemente no puedes aceptarla, a esto se le llama disonancia cognitiva, todos deseamos que la verdad esté allá afuera, y creo que es posible alcanzarla si la buscamos, pero tienes que resolver la contradicción primero.
En mi experiencia cuando menciono a Jesús, todos los que dicen seguirlo asumen que saben de quién estoy hablando, y aún sus detractores creen conocerlo, pero sin el afán de exagerar puedo asegurarte que la mayoría no saben quién era y qué enseñaba, porque si todos decimos seguir a Jesús ¿no deberíamos todos estar haciendo lo mismo? Porque todos podemos ver las faltas en los demás, pero por alguna razón, no podemos ver nuestras propias faltas. Cada cristiano desde su denominación, está convencido que Dios está de su lado, y que son la excepción, pero puedo asegurarte que la gran mayoría del mismo cristianismo ha rechazado a Cristo, y te constará trabajo refutarme en esto.
Jesús se describió así mismo como una piedra angular (Mt 21:42; Salmo 118:22; Is 28:16; Luc 20:17), o una roca que se usa como fundamento de una construcción y predijo que la mayoría de los constructores iban a rechazarlo y reemplazarlo con las arenas movedizas de la tradición; como los fariseos de su tiempo, todos esos religiosos, hablaban de moralidad sexual, alabanza, profecía, de ayudar al pobre, milagros, oración, ayuno y todas esas cosas con las que el cristianismo moderno puede identificarse, pero Jesús dijo que todas esas personas cuando el regresara serían avergonzadas y lloraría porque el les diría, "no te conozco" (Lucas 9:26; 13:28).
La mayoría de los cristianos están familiarizados con la gran comisión, que es la última instrucción de Cristo de ir por todo el mundo, pero algo pasamos por alto, porque la orden fue enseñar a guardar todas las cosas que él enseñó (Mt 28).
No estoy hablando de cultos extraños, hablo del cristianismo nominal y de los líderes religiosos respetables y conservadores de nuestra época, y Jesús dijo que las personas serían condenadas no por lo que enseñaron, (Mt 21:42-43) sino por lo que no enseñaron, (o lo que tú no enseñaste) y esto es muy simple, lo que no se enseña en las iglesias son las enseñanzas de Cristo, en 40 años de vivir entre cristianos, puedo decirte que he escuchado "el plan" de todos, y lo he hecho con simpatía, intentando aprender lo mejor de todos, pero puedo asegurarte que es una minoría la que enseña a obedecer al Hijo de Dios (Jn 3:36 Te recomiendo leerlo en la versión LBLA) , todos enseñan a obedecer a algún humano, doctrina o denominación, para donde volteo, veo pozos vacíos, todos profesan tener el gua viva, pero todos están vacíos, Jesús dijo que sería así cuando el regresara, que sería como en los días de Noé o en los tiempos de Lot (Mt 24). En los tiempos de Noé, sólo 8 personas fueron encontradas fieles, toda su vida dependió de la obediencia a una sola orden, Noé no vio milagros, no vio sanidades, no vio multitudes alimentadas, solo tuvo la convicción de construir un bote en obediencia a la Palabra de Dios.
Toda la historia humana se mide desde el tiempo que Jesús nació, pero ¿qué hemos hecho con sus enseñanzas?, y no no me digas que tienes fe, si no se alinea a lo que enseñó Jesús.
Vivimos en esos tiempos, en los que podemos escuchar por televisión o por internet predicadores que parecen piadosos, pero que siguen dejando nuestras almas secas, porque cada nuevo gurú, cada denominación, cree saberlo todo, pero al final no saben nada de Jesús y lo que enseñaba, no quiero decir ninguna, pero la mayoría no enseña con seriedad lo que él enseñó y el mundo sigue dando tumbos, dentro y fuera de las instituciones religiosas.
Yo no tengo una nueva fórmula, todo lo que tengo es la fórmula antigua, la piedra angular, el Creador del universo envió a su Hijo para darnos las respuestas, supongo que has escuchado un poco de ellas, pero eso es todo y más de lo que necesita tu alma, y hasta que podamos reconocer que cada palabra que salió de la boca de Jesús, o Yeshúa que es su nombre hebreo y significa Salvación, y que el tiene la respuesta para esta vida y la venidera, no podrás sentir tu sed saciada. Sólo cuando leas y estudies las Palabras del Maestro podrás reconocer si el evangelio que por años has escuchado es o no es el de Cristo, sólo si lees sus palabras podrás identificar la contradicción con lo que muchos predican desde sus púlpitos, y lo que tu mismo crees, y podrás observar que aún hay quienes enseñan exactamente lo opuesto de lo que Jesús dijo, sólo te pido que te hagas esta simple pregunta ¿lo que escucho es soportado por las enseñanzas de Jesús? o lo que dicen contradice su enseñanzas.
Y cada vez que reaccionas a mis palabras, pregúntate ¿mi reacción se debe a mi lealtad a las palabras de Jesús, o reacciono porque tengo un problema con lo que Jesús enseñó? Tal vez te sorprenda tu propia respuesta.


Fiesta de las Trompetas 2018