martes, 21 de marzo de 2017

Como ladrón en la noche ¿Qué significa esta expresión profética?

La Escritura dice que el Señor regresará como ladrón en la noche:

2 Pe. 3:9-10 "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas." 

1 Te. 5:1-2  "Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;"
La frase "ladrón en la noche" es un hebraísmo, que se refiere a la práctica mencionada en Levíticos 6: 
9-10 "Manda a Aarón y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del holocausto: el holocausto estará sobre el fuego encendido sobre el altar toda la noche, hasta la mañana; el fuego del altar arderá en él. Y el sacerdote se pondrá su vestidura de lino, y vestirá calzoncillos de lino sobre su cuerpo; y cuando el fuego hubiere consumido el holocausto, apartará él las cenizas de sobre el altar, y las pondrá junto al altar."
Salmo 134:1 "Mirad, bendecid a Jehová, Vosotros todos los siervos de Jehová, Los que en la casa de Jehová estáis por las noches.
Está registrado históricamente que el capitán de la guardia del templo o el Sumo Sacerdote, realizaba la tarea de verificar que el sacerdote que cuidaba el fuego no se durmiera, ya que el fuego debía mantenerse encendido.

Los sacerdotes asignados a vigilar el fuego del altar y de la Menorá nunca debían quedarse dormidos durante su noche de servicio. Con el fin de asegurar que el sacerdote permaneciera despierto, el Sumo Sacerdote recorría el Templo en busca del sacerdote encargado. Si un sacerdote era encontrado durmiendo durante una visita sorpresa, el Sumo Sacerdote tomaba brasas del fuego del altar, colocaba algunas brasas en una cacerola de fuego y las llevaba al sacerdote durmiente. Luego colocaba suavemente la pala y las brasas bajo la ropa del sacerdote que no había podido velar esa noche.

Las prendas de ropa del sacerdote pronto se encendían en llamas. El sacerdote culpable no tendría más remedio que dejar su ropa ardiente y correr, sólo con su ropa interior, avergonzado a su casa. Fue esta práctica de visitas sorpresa que según la tradición judía, consiguió que el Sumo Sacerdote fuera apodado el "Ladrón en la Noche"

Mishná, Middoth i.2 Como se cita a continuación:
"El Capitán del Templo (el hombre del Monte del Templo) visitaba a cada guardia, y llevaba antorchas ardientes delante de él. Y todos los guardias que no se levantaban (o no estaban de pie), el Capitán del Templo decía: "Paz sea contigo". Si observaba que dormía, lo golpeaba con su palo, y tenía autoridad para quemar su vestido. Y ellos dijeron, "¿Qué es el ruido (voz) en la corte?" "Es el ruido de un levita que es golpeado, y sus vestidos se ponen en fuego, porque dormía sobre su reloj". El rabino Eliezer, hijo de Jacob, dijo: "En una ocasión encontraron al hermano de mi madre durmiendo, y quemaron su vestido".

Jesús usó esta ilustración cuando se refiere a su regreso:
Mateo 24:42-44 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.
Cuando nuestro Sumo Sacerdote venga como un ladrón en la noche, estaremos listos para encontrarlo. La llama y el celo en nuestros corazones arderán brillantemente, pero nuestras vestiduras blancas no serán quemadas. ¡No estaremos desnudos, ni avergonzados!

Por otro lado el Señor advierte que algunos serán avergonzados, porque no vivieron de acuerdo a lo que decían creer:
Apocalipsis 3:2-6 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Todas las congregaciones del mundo dirán, "bueno, pero nosotros somos como los de Filadelfia", ¿en serio? Mejor sería examinarnos, porque lo mismo decían los de Sardis, Éfeso y Laodicea, y el Señor los encontró, dormidos, sin amor y tibios.

Escucha la advertencia, no te duermas, mantén el fuego encendido, vive haciendo la voluntad de Dios, porque la vida eterna es para los que perseveran hasta el fin, la salvación no es un evento, es un camino que hay que recorrer completo, no quieres ser sorprendido con la realidad de que no eras oveja, que te dormiste y ahora serás avergonzado:


Ap. 16:15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.
Mateo 7:21 No todo el que me dice: ``Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Mateo 25:11-13 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ``Señor, señor, ábrenos. Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.
Lucas 13:25 Después que el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, y vosotros, estando fuera, comencéis a llamar a la puerta, diciendo: ``Señor, ábrenos, El respondiendo, os dirá: ``No sé de dónde sois.
Tito 1:16 Profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan, siendo abominables y desobedientes e inútiles para cualquier obra buena.
1 Juan 2:4 El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él;

No es lo mismo el calendario rabínico y el calendario bíblico

¿Por qué celebramos Pentecostés una semana después de lo que señala el calendario judío en el 2018? Hay un calendario bíblico antiguo...