viernes, 17 de julio de 2015

¿Qué es y qué no es la gracia?

La gracia es un concepto, un principio y un estilo de vida muy profundo desde la perspectiva bíblica, se encuentra por todos lados en el texto sagrado, pero honestamente, es un concepto abusado y muchas veces es simplemente porque no tenemos un entendimiento preciso de este término tan fundamental para nuestra fe.

Primero aclaremos lo que no es la gracia:

La gracia no es permiso para pecar: Romanos 6:1-2
La gracia no es libertinaje: Judas 1:4
La gracia no es lo opuesto a la ley: Romanos 3:31; Mateo 5:17
(Lo opuesto a la gracia es la maldición, lo opuesto a gracia es ganarse algo, y lo opuesto a la ley es el pecado)

Para puntualizar conceptos definamos lo que es el pecado y la ley:

¿Que es el pecado? Transgresión de la ley, 1 Juan 3.4, saber hacer lo bueno y no hacerlo, Santiago 4:17
¿Cuál es el propósito de la ley? 
1.- Definir el pecado: Romanos 7:7
2.- Maldecir: Deuteronomio 11:26
3.- Bendecir: Deuteronomio 11:26; Deuteronomio 30:19
¿Qué es la ley? 
En el Nuevo Testamento se utiliza el término ley de Dios, refiriéndose a la ley Mosaica, en griego se dice: "nomos", la mayoría de las veces que te topes con la palabra "inicuo", lo que en griego dice es "anomía" o "sin ley" (Mateo 13:41).  En hebreo se dice "Toráh" que significa instrucciones; y también tenemos el concepto de leyes de hombres o tradiciones de hombres, que se refiere a las leyes que los fariseos impusieron en un intento primario por proteger la ley de Dios y que finalmente, se convirtieron en mandamientos de hombres, que fueron colocados encima de la Palabra de Dios (Mateo 15:9), cargas pesadas que Jesús y los Apóstoles condenaron enfáticamente. (1 Corintios 11:2).

Definamos la palabra gracia:


Recordando que es un principio de hermenéutica, estudiar la primera vez que aparece un concepto en la Escritura para entender su significado, vamos al principio del libro.

La palabra gracia aparece por primera vez en Gén. 6:8  "Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová".

El contexto del pasaje es que los hombres se habían corrompido, se habían alejado de Dios y llegó a un punto en que fue insoportable. Gén 6:5  "Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal".

Pero un hombre Noé (Su nombre en hebreo es Noaj y significa "Consolación") fue el único que delante de los ojos de Dios era justo: Gén 6:9  Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.

¿Que significa ser justo? En hebreo se dice צַדִּיק "tsaddíc"  (Strong H6662); y significa: justo:- derecho, recto, la raíz primaria de esta palabra significa "ser derecho". En el Nuevo Testamento la palabra justicia es δικαιοσύνη "dikaiosúne" (Strong G1342); que implica equidad (de carácter o acto); justicia, la raíz es δίκη "díke" que significa lo mismo que en hebreo: derecho, recto, obedecer leyes divinas.

Un justo es uno que anda derecho, viviendo con temor de Dios. 2 Sa. 23:3; Deu. 6:25

Así que Noé caminaba con Dios y era justo, y este hombre halló gracia delante de Dios.
La definición más popular de gracia es "favor no merecido", y ciertamente esto es lo maravilloso de encontrarse con el Creador del universo que después de este encuentro, podemos recibir un regalo que no merecíamos.

Gracia en hebreo es חֵן "Hen" (Strong H2580) que significa bondad, favor, agradar, gracia, misericordia, algo precioso. Es de donde viene el nombre "Hanah" חָנָה y la raíz primaria [Compárese con H2603]; es propiamente inclinarse; específicamente armar una tienda de campaña o carpa; generalmente acampar (para morar o sitiar):- campamento, habitar.

La definición concreta de "gracia" es "un campamento", ¿qué tiene que ver un campamento con la gracia? Piensa en esto.



Tu y yo estábamos perdidos en nuestros delitos y pecados, ajenos a Dios, a sus pactos, a sus promesas, a su pueblo (Ef. 2:1-13). Estar sin Dios, dice la Escritura es igual a estar en obscuridad, A estar muerto en vida, completamente perdido, (1 Jn 1:5-10).  Pero un día te encuentras con su gracia, en tu obscuridad miras a lo lejos su "campamento" su gracia, es donde hay comida (Juan 6:33-35), donde hay familia (Efesios 2:19), donde está el Padre esperándote con los brazos abiertos (Lucas 15.10), y decides caminar hacia dónde está la vida (Jn. 10:10), en arrepentimiento decides volver al refugio, y entonces a pesar de que habías estado lejos, ahora el Padre te invita a quedarte en su tienda, te viste, te limpia, te pone un anillo y ofrece el sacrificio más precioso para pagar tu deuda (Rom. 5:8; Rom. 8:34), eso no lo merecíamos.

Recibir la gracia de Dios es llegar a casa, pero no hay forma de recibir este regalo a menos que decidas volver (Marcos 1:15; Hechos 2:38; Hechos 3:19)

¿Por qué la gracia no es el opuesto a la ley? Pasajes como Juan 1:17  "Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo". Nos hacen pensar que así es, pero basta con revisar el texto original para entender que no es así.

En griego este pasaje dice:
Juan 1:17
     οτι   ο   νομος δια    μωσεως εδοθη    η χαρις και η αληθεια δια ιησου χριστου εγενετο
 Porque la    ley   a través  Moisés   fue dada,  la gracia   y     la verdad a través Jesús ungido llegó a ser

La partícula "He" ( η ) en todas sus inflexiones es un artículo (el, la, lo), en el original no hay ningún pero.

La partícula "Kai" es una conjunción, se puede traducir como "y", "o", "u",

Así que en este pasaje como en muchos otros una palabra mal traducida o añadida nos aleja del texto. La Biblia es inspirada por Dios en sus textos originales, inerrante y eterna, pero a veces errores de traducción, cambian el sentido de lo que el autor quiso decir. Por eso es buena idea revisar otras traducciones, La Biblia de Las Américas, traduce correctamente este pasaje:

Jua 1:17  Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo. (LBLA)

La gracia siempre ha existido (Gn. 6:8), y la la ley de Dios es la verdad. (Sal. 119:142; Dan 9:13; Jn. 17:17), Pero el Mesías la vino a encarnar, a modelar, para que pudiéramos seguir su ejemplo (Jn 1:14)

 La gracia es la oportunidad de volver a Dios (Efesios 2:8-10), para vivir de acuerdo al plan original que tenía, la hiper-gracia dice que como ya estás bajo la gracia y no bajo la ley, entonces puedes pecar y no importa, pero ¿cómo es esto posible cuando el resto de la Escritura nos llama a santidad, a obediencia y amar a Dios? Quien entiende que ha sido recibido de nuevo a la familia de Dios, en gratitud, en amor, no para salvación, decide vivir de acuerdo a las instrucciones de Dios.

Deuteronomio 5:10
Salmo 119:165
Proverbios 8:36
Jeremías 6:10
Daniel 9:4
Juan 14:15-21
Juan 15:10
1 Juan 3:1-10
1 Juan 3:24
Apocalipsis 12:17
Apocalipsis 14:12

Noé escuchó a Dios, Noé caminó con Dios, cuando Dios le pidió que hiciera un barco de dimensiones gigantescas, simplemente tomó sus herramientas y se puso a hacer el trabajo, Noé halló gracia y obedeció a Dios.  Es el mismo caso del padre de la fe, Abraham, que halló gracia delante de Dios, escuchó su voz y obedeció cuando le pidió que dejara todo y fuera a un lugar que no conocía.  Eso es fe, y el regalo es la gracia. Abraham no fue salvo cuando obedeció, ya era salvo cuando le creyó a Dios, pero su salvación fue evidente cuando su fe fue probada y obedeció las instrucciones de Dios.

Si has decidido seguir a Cristo, hacerlo Señor de tu vida, si has decidido dejar la vida vieja, y volverte a Dios, entonces has recibido su gracia, el regalo maravilloso del perdón de tus pecados, y tu deuda ha sido cancelada (Romanos 6:23). Ya no estás bajo la maldición de la ley (Gálatas 3:13), ahora vive el libertad. Porque la ley de Dios es libertad (Santiago 1:25), lo que nos esclaviza (Jn 8:34) es el pecado (Transgredir la ley de Dios 1 Jn. 3:4).

Salmos 119:45 Y andaré en libertad, Porque busqué tus mandamientos.


Esta es la historia de uno de los himnos más famosos del cristianismo, "Sublime gracia"




Ahora canta "sublime gracia" y agradece que el Padre te recibió en su campamento, y vive como uno que ha sido rescatado, lavado, purificado y amado hasta la muerte y muerte de cruz.