lunes, 16 de enero de 2017

El vestido de la Novia de Cristo como nunca lo habías visto

El vestido en la Escritura


El vestido es un asunto muy importante e interesante en la Escritura, la ropa define quienes somos, mendigos, príncipes, novias puras de blanco o prostitutas, la primera vez que se menciona es después de la caída de Adán y Eva, ellos estaban desnudos (tal vez vestidos de luz, porque no percibían su desnudez), y al escuchar la voz de Dios se esconden para no ser descubiertos, entonces Dios después de mencionar las consecuencias fatales de su transgresión, hace el primer sacrificio animal para vestirles (cubrirlos) (Gen. 3). Como siempre Dios nos enseña el final desde el principio.

En el Éxodo, Dios le ordena a Moisés preparar ropas especiales para los que van a servir en el Tabernáculo, los levitas, sacerdotes y el Sumo Sacerdote llevarán ropas de santidad, (Éxodo 39), porque ellos presentan el sacrificio que purifica al pueblo una y otra vez debido a su pecado. 


La tela
El lino fino se menciona 105 veces en las Escrituras. Aparece por primera vez con referencia a la tela que se le dio a José cuando el faraón lo vistió como segundo al mando en Egipto, (Génesis 41:42). El lino fino es la tela de los ricos y en la Biblia de los reyes y sacerdotes. (Éxodo 28)

El vestido representa la gloria de Dios restaurada en el hombre, y es sumamente significativo, que nuestro Mesías fue despojado de sus ropas, para recuperar nuestra vida, y quien por su sacrificio, recibirá toda la gloria al ser envestido como Rey de reyes y Señor de Señores, con un manto teñido en sangre. (Mt 27; Ap 19:13-16)

El discípulo del Maestro ahora puede por encima del vestido corruptible revestir al hombre de un vestido incorruptible (2 Cor 5:3). Ahora la humanidad puede dejar su desnudez, y adquirir libertad, y derecho a la herencia divina por el acto de «vestirse de Cristo», con los que se han despojado del viejo hombre y se han revestido del hombre nuevo (Col. 3:10 Ef 4:24).

Los que triunfen «lavarán sus túnicas y las blanquearán en la sangre del cordero. (Ap 7:14; 22:14). Entonces la esposa ya no fallará; a lo largo de la historia un remanente santo ha decidido dejar la ropa de adúltera, para poder recibir el honor de "que se vista de lino fino, blanco y resplandeciente" (Ap. 19:7) y confiada pueda correr al encuentro del esposo, ya no con ropas inapropiadas, o en desnudez por su pasado, sino ataviada como una desposada pura. (Ap 21:2)

Te animo a leer la parábola de las bodas en Mateo 22 y compararla con la profecía de Sofonías 1, y entiendas que no puedes presentarte a la boda del Rey y Sumo Sacerdote vestido inapropiadamente, muchos llegarán a la boda pensando que pueden llegar sin el vestido adecuado, y muchos se quedarán afuera (Mt 24-25). ¡Vamos ya es hora de que la Novia de Cristo se despoje de sus ropas viejas, y se prepare, sea lavada y purificada para el evento más grande de la historia de la humanidad! (Lucas 15)

Ap. 3:4 "Pero tienes unos pocos en Sardis que no han manchado sus vestiduras, y andarán conmigo vestidos de blanco, porque son dignos.Ap. 3:5 "Así el vencedor será vestido de vestiduras blancas y no borraré su nombre del libro de la vida, y reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles."Ap. 3:18 "te aconsejo que de mí compres oro refinado por fuego para que te hagas rico, y vestiduras blancas para que te vistas y no se manifieste la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos para que puedas ver."Ap. 19: 7-8 "Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos".

Cada día decides qué vestir, cada día debes tomar decisiones espirituales importantes, y una de ellas es cómo te vestirás interiormente, esta es una disciplina continua, en la Biblia, los malos, los desobedientes, los imíos son los que se visten de deshonra y vergüenza, cada día al vestirte espiritualmente debes preguntarte, ¿por qué si he sido lavado con la sangre de Cristo, purificado con su Palabra, habría de volverme a vestir con ropas sucias?

Si al mirarte en el espejo espiritual sólo ves vergüenza, hay algo que cambiar, pero si decides vestirte con la armadura espiritual (Ef 6.) que es la vestidura de un sacerdote, entonces,  podrás aplastar cualquier ataque, tentación y prueba que pretenda manchar tus ropas nuevas.


Efesios 4:22-24 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre,que está viciado conforme a los deseos engañosos,y renovaos en el espíritu de vuestra mente,  y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.