jueves, 6 de diciembre de 2018

La restauración del Tabernáculo caído de David

¿Cómo encajamos los creyentes en Jesús en el plan de Dios para Israel?

Sermón predicado en el 2016
Por Hiram C. Ramírez Caba I.B. El Camino


¿Qué significa la restauración del Tabernáculo de David?

Cuando estudiamos las Fiestas del Señor, si no sabes de qué estoy hablando consigue los videos de la serie que enseñamos sobre las fiestas “Citas Divinas”:  donde aprendimos que la palabra en hebreo Sukah, significa tabernáculo, tienda, lugar de refugio.

Recuerdan que la Fiesta de los Tabernáculos o Sukot se celebra en otoño.

Aprendimos que David preparó todo para que Salomón construyera el templo de Jerusalén, y que Salomón se preparó para la gran tarea que tenía de gobernar a Israel y levantar el templo, con sacrificio y pidiendo sabiduría, pero en medio del texto leímos que David había hecho una tienda para colocar el arca, en un tabernáculo aparte del de Moisés, y por 30 años ambos estuvieron funcionando.

Lo que me sorprendió fue llegar a Hechos 15, y encontrarme una referencia a esta tienda tan especial.

Hch 15:1 Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos.

Hch 15:2 Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.

Hch 15:3 Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos.
Hch 15:4 Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos.

Hch 15:5 Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.

Hch 15:6 Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.

Hch 15:7 Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.

Hch 15:8 Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;

Hch 15:9 y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.

Hch 15:10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?

Hch 15:11 Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.

Hch 15:12 Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.
Hch 15:13 Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme.

Hch 15:14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre.

Hch 15:15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:

Hch 15:16 Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar,

Hch 15:17 Para que el resto de los hombres busque al Señor,

Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,

Hch 15:18 Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.

Hch 15:19 Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios,

Hch 15:20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.

Hch 15:21 Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo.

Este es el llamado concilio de Jerusalén, cuando los apóstoles, todos judíos, están intentando resolver un dilema: ¿Qué hacemos con estos gentiles que están viniendo a la fe del Mesías de Israel? ¿Qué está haciendo Dios, dónde encajan estos gentiles en su plan?

Al principio del ministerio de los apóstoles estaban yendo a los judíos solamente, aunque Jesús había dicho que fueran a todas las naciones, ellos llevaban varios años llevando el evangelio sólo a los judíos.

Pedro tuvo una experiencia sobrenatural, cuando va a la casa de Cornelio (Hechos10) y estos gentiles se convierten y el Espíritu Santo desciende sobre ellos, y empiezan a profetizar y se dan cuenta que sin haber sido circuncidados FÍSICAMENTE, Dios los ha aceptado completamente.

Sólo para aclarar términos, cuando digo gentil, la palabra en hebreo GOYM significa, de las naciones, un judío es uno que pertenece a la tribu de Judá o casa de Judá, y el término Israel se refiere a veces a todos los descendientes de Jacob, pero también a las 10 tribus del norte, a eso se le llama Casa de Israel, o Casa de Efraín o Reino del Norte, pero ya lo explicaremos mejor más adelante.

Los judíos tenían un proceso de 7 pasos para la conversión completa de un gentil al judaísmo, y Cornelio y su familia, son aceptados, sin pasar por este proceso ritual, que los rabinos y fariseos (no Dios), habían establecido.

Así que en el concilio de Jerusalén en Hechos 15 los ancianos de la congregación, de Jerusalén, van a deliberar lo que está sucediendo, y después de discutirlo en el v.13-20, ellos dicen:

Hch 15:13-20  Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme.  Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: Después de esto volveré  y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.

Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios,  sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.
En el versículo 15, dice que esto concuerda con una profecía, que se encuentra en el libro de Amós.

Muchos cristianos leen esta porción y dicen, bueno esas son todas las instrucciones de la ley de Moisés que debemos obedecer:
  • · Abstenerse de idolatría, 
  • · No cometer fornicación 
  • · No comer animales ahogados (o no desangrados) 
  • · No comer sangre 
Si acaso han leído esta porción de la Escritura, pero si eso fuera verdad, y esto es todo lo que debemos guardar de la ley de Moisés, entonces, ya no tienes que honrar a tus padres, que ningún cónyuge haga drama si el otro comete adulterio, bajo esta interpretación, podríamos hacer lo que fuera sin consecuencias, y obviamente eso no fue los que los apóstoles quisieron decir.

¿Por qué los apóstoles mencionan estas 4 cosas? Porque en el mundo gentil de esa época, estas cosas eran aceptables, la idolatría junto con la fornicación eran prácticas aceptables en su religión, así como comer animales muertos ahogados y beber sangre. Ellos no veían esto como inmoral o pecaminoso, y Jacobo (Santiago) está diciendo: “asegúrense que los gentiles que vienen a la fe en el Mesías de Israel, se apartan desde el principio de estas prácticas, nada de esto puede ser parte de sus vidas, y si lees Levítico 18 y 19 vas a descubrir que es lo mismo que Dios le pide a Israel que haga cuando salieron de Egipto, los capítulos 1 al 17 son instrucciones para los Sacerdotes, el capítulo 18 y 19 es para el pueblo, y comienza con las leyes de pureza sexual y luego habla sobre idolatría y no comer sangre, ¿interesante no crees?

Y el siguiente versículo clarifica esto aún más:
Hch 15:21 Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo.
Porque los gentiles que quieren aprender, van a ir cada Shabat, cada día de reposo, a aprender la Toráh, la ley de Moisés, las instrucciones de Dios.

Jacobo, está diciendo, “instrúyanles a hacer estas cosas, todo lo demás lo van a ir aprendiendo, poco a poco”.

El antes mencionó el Tabernáculo de David, y lo conecta con los gentiles que vienen a la fe, citando el libro de Amós:
Amós 9:11 En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado;
Puedes preguntarle a cualquier cristiano allá afuera, ¿Qué es el Tabernáculo caído de David? ¿Cómo entran los gentiles en esto? ¿Qué es esto de la restauración del tabernáculo de David? Y su respuesta va a ser esta: ………… (blanco) nada, y es triste, porque este pasaje fue lo que le dio a los Apóstoles el entendimiento de cómo encajaban los gentiles en el plan de Dios, como encajan en Israel, y nosotros no tenemos ni idea de qué es esto.

Pero hoy lo vamos a averiguar, busquemos de qué se trata este misterio. Para entender esto debemos ir a Ezequiel 37, un pasaje conocido como el valle de los huesos secos, pero mantengan en mente que Ezequiel 37:11 habla de la casa de Israel.

Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.

No está hablando de los judíos, los judíos vienen de la tribu de Judá, por eso los llamamos judíos, pero Judá es sólo una tribu y la profecía de los huesos secos incluye a todas las tribus de Israel, y para clarificar mejor hay que leer los versos 35:15-24.

Eze 37:15 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Eze 37:16 Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros.

Eze 37:17 Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano.

Eze 37:18 Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?,

Eze 37:19 diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano.

Eze 37:20 Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos,

Eze 37:21 y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra;

Eze 37:22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.

Eze 37:23 Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios.

Eze 37:24 Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra.
Tenemos aquí las DOS casas de Israel representadas en dos palos:
  • · Un palo es: La casa de Judá representa a los judíos, incluyendo la tribu de Benjamín, y se le conoce también como el Reino del Sur. 
  • · El otro palo es: La casa de José, representa al resto de las tribus, también se le conoce como Efraín, o la casa de Israel o el Reino del Norte. 
Para entender lo que los apósteles estaban diciendo tienes que comprender TRES eventos mayores, primero: Que el reino de Israel, las 12 tribus, se dividieron en 2 reinos o dos casas, después de la muerte del Rey Salomón, las 10 tribus al norte, se dividieron de las tribus de Judá y Benjamín que se quedaron ene l sur.

El segundo evento que necesitamos comprender es que las 10 tribus del reino del norte, fueron exiliadas por los Asirios, en el año 722 a.C. se los llevaron, y fueron esparcidos por las naciones, fueron asimilados, se mezclaron en matrimonio con otras naciones, y finalmente perdieron su identidad, y fueron absorbidos entre las naciones ¿Dónde está la tribu de Rubén, dónde está la de Gad o la de Simeón? Se mezclaron y perdieron su identidad tribal, se hicieron gentiles.

Así que el reino fue dividido, en el Reino del Norte y del Sur, y las 10 tribus del norte fueron absorbidas y asimiladas entre las naciones perdiendo su identidad nacional.

Los judíos también fueron llevados cautivos unos 150 años después, por Babilonia, bajo el reinado de Nabucodonosor, 70 años estuvieron cautivos, pero retuvieron su identidad, y al terminar los 70 años de exilio, regresaron a la tierra que Dios les había dado, siempre retuvieron su identidad tribal, no como las otras tribus, por eso hoy existen los judíos.

Y la tercera cosa, es que lo profetas declararon que estas dos casas, estos dos reinos, de algún modo, volverían a reunirse y ser un sólo pueblo. De eso se trata el tabernáculo caído de David, porque cuando David reinó, todas las tribus de Israel, las 12 tribus formaban una sola nación bajo una misma monarquía.

Todavía durante el reinado de Salomón estuvieron juntas, hasta su muerte, y esto pasó, porque Salomón tomo 700 esposas y 300 concubinas, casi todas ellas paganas, que desviaron su corazón hacia la idolatría, puedes leer esto en el libro de Reyes, y Salomón, tenía un siervo llamado Jeroboám, y un día vino el profeta y le dijo:

1Re 11:29 Aconteció, pues, en aquel tiempo, que saliendo Jeroboam de Jerusalén, le encontró en el camino el profeta Ahías silonita, y éste estaba cubierto con una capa nueva; y estaban ellos dos solos en el campo.
1Re 11:30 Y tomando Ahías la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos,
1Re 11:31 y dijo a Jeroboam: Toma para ti los diez pedazos; porque así dijo Jehová Dios de Israel: He aquí que yo rompo el reino de la mano de Salomón, y a ti te daré diez tribus;

1Re 11:32 y él tendrá una tribu por amor a David mi siervo, y por amor a Jerusalén, ciudad que yo he elegido de todas las tribus de Israel;

1Re 11:33 por cuanto me han dejado, y han adorado a Astoret diosa de los sidonios, a Quemos dios de Moab, y a Moloc dios de los hijos de Amón; y no han andado en mis caminos para hacer lo recto delante de mis ojos, y mis estatutos y mis decretos, como hizo David su padre.

1Re 11:34 Pero no quitaré nada del reino de sus manos, sino que lo retendré por rey todos los días de su vida, por amor a David mi siervo, al cual yo elegí, y quien guardó mis mandamientos y mis estatutos.

1Re 11:35 Pero quitaré el reino de la mano de su hijo, y lo daré a ti, las diez tribus.

1Re 11:36 Y a su hijo daré una tribu, para que mi siervo David tenga lámpara todos los días delante de mí en Jerusalén, ciudad que yo me elegí para poner en ella mi nombre.

Esto pasó hasta cuando murió Salomón, porque cuando Salomón se enteró lo quiso matar y él tuvo que huir a Egipto.  Jeroboam reinó sobre estas 10 tribus, llamadas también la casa de José (padre de Efraín) o la casa de Efraín, porque Efraín era la tribu más grande de ese reino.

Después de ser trasplantados, y mezclados entre las naciones se convirtieron en gentiles. Podemos a veces confundirnos, porque a veces Israel puede incluir a los judíos, a veces no, porque todos los judíos son israelitas, pero no todos los Israelitas son judíos.

Es como decir, todas las águilas son pájaros, pero no todos los pájaros son águilas. El contexto normalmente en las Escrituras nos aclara si se refiere a todo el pueblo de Israel completo con las 12 tribus, o se refiere al reino dividido del norte.

El hecho de que las 10 tribus fueron llevadas entre las naciones por los asirios, no puede ser contradicho por ningún estudioso de las Escrituras, y que fueron asimilados, lo que implica que la gran mayoría de la población mundial tiene algún israelita como su ancestro.

La iglesia de hoy está formada en su mayoría por gentiles, no importa si es 1% o 99% numéricamente de entre todos los gentiles que ha venido a la fe del mesías de Israel, debe haber algún grado menor o mayor en relación congénita con Israel, por lo tanto los gentiles que vienen a la fe de Abraham junto con la tribu de Judá es el cumplimiento de la profecía de que la casa de Judá y la casa de Israel, serían reunidas.

La pregunta es: ¿Es esto verdad?

Existe un grupo de cristianos que quieren reclamar orígenes judíos o que quieren ser judíos, eso es otra cosa, sintiendo el vacío de la falta de fundamento bíblico en sus congregaciones se acercan al judaísmo, que tiene un fundamento en el Talmud lleno de tradiciones y mandamientos de hombres no la ley de Dios, y asumen que incluir tradiciones judías y costumbres a su fe la hará más completa, esto NO es lo que estoy enseñando hoy.

Hay fanáticos que están usando esta enseñanza para regresar la supremacía blanca a la iglesia, eso NO es lo que la Escritura enseña.

Esto debemos considerar, poniendo a un lado a los que quieren ser judíos y a los chiflados, vamos a ver lo que la Biblia dice:

Porque somos bíblicos y tenemos que verificar si existe evidencia, si tenemos dos o tres testigos en la Escritura para probar esta enseñanza.

Primero ya establecimos que las 10 tribus del norte fueron asimiladas y se convirtieron en Goym, en hebreo esto significa “naciones”, en plural, si vamos a Génesis capítulo 48 vamos a encontrar cuando Jacob está profetizando sobre los dos hijos de José, que Jacob, puso su mano derecha sobre Efraín, cruzó sus manos, y la mano derecha que es la de honor, no la puso sobre el mayor sino sobre el menor, José se molesta pero Jacob le responde:

Gén 48:18 Y dijo José a su padre: No así, padre mío, porque éste es el primogénito; pon tu mano derecha sobre su cabeza.

Gén 48:19 Mas su padre no quiso, y dijo: Lo sé, hijo mío, lo sé; también él vendrá a ser un pueblo, y será también engrandecido; pero su hermano menor será más grande que él, y su descendencia formará multitud de naciones. (Meló = Multitud o plenitud HaGoyim = naciones o gentiles).

Esta profecía se hizo realidad cuando las tribus del norte, llamadas Efraín fueron llevadas entre las naciones, se convirtieron en multitud de naciones, gentiles.

El profeta dijo que toda esta descendencia de alguna manera volvería a reunirse con la tribu de Judá, la única pregunta es ¿es esta reunión, de gentiles viniendo al mesías, lo que quiso decir el profeta Ezequiel, Amos, Isaías…?

Entonces ¿los gentiles que vienen al Mesías son descendientes de las 10 tribus perdidas de norte de Israel?, obviamente sí, porque por simples matemáticas, si pudieras regresar en el tiempo 3000 años hacia atrás, la primera persona que te encontraras sería tu pariente. Así de cercanos estamos en nuestras genealogías unos con otros, vas a tener una conexión con cualquiera, así que teóricamente o estadísticamente, estamos todos conectados con ancestros en común.

Ahora no creo esto porque lo leí en un libro, estoy convencido por la profecía de Oseas, que Pablo y Pedro citaron en sus cartas, diciendo que su profecía se estaba cumpliendo con los gentiles viniendo a la fe del Mesías de Israel.

En el primer capítulo de Oseas descubrimos que: Dios le pide al profeta Oseas que se case con una prostituta, y ella tiene tres hijos del profeta, Dios mismo le dice cómo debe llamar a estos niños.

El primer hijo lo llama: Jezreel en hebreo es Yizreél y significa Dios sembrará o esparcirá como semilla, suena casi como Yisrael, y lo que está diciendo proféticamente con este nombre es, “Yo los voy a esparcir como semilla entre las naciones”.

La segunda hija la llama: Lo Ruhama, en hebreo es Lo Rukjamá, Que significa “no compadecida”; porque dice Dios, que no va a tener compasión de la casa de Israel, pero sí tendrá misericordia de la casa de Judá. Esta profecía es sólo para la casa de Israel. Oseas 1:6-7

El tercer hijo se llama: Lo Ami, en hebreo esto significa “No mi pueblo” Oseas 1:8-9.

Estos 3 hijos de Oseas hacen una declaración profética del destino de la casa de Israel, las 10 tribus del norte. Van a ser esparcidas como semilla por la tierra, no va a tener Dios misericordia de ellos y dice que ya no van a ser su pueblo.

Pero la historia no termina allí, porque el siguiente versículo dice:

Ose 1:10 Con todo, será el número de los hijos de Israel como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el lugar en donde les fue dicho: Vosotros no sois pueblo mío, les será dicho: Sois hijos del Dios viviente.

La semilla se va a reproducir y va a ser una vasta multitud que no va a poder ser contada, y un día van a ser llamados estos que no eran pueblo, hijos del Dios viviente.

¿Quién está reclamando como sus hijos? Tenemos que ir al nuevo testamento para descubrirlo.
Ose 1:11 Y se congregarán los hijos de Judá y de Israel, y nombrarán un solo jefe, y subirán de la tierra; porque el día de Jezreel será grande.
Pedro y Pablo citan esta profecía, Romanos 9:24-26

Rom 9:24-26  a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles? Como también en Oseas dice:

Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, Y a la no amada, amada. Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío, Allí serán llamados hijos del Dios viviente.

Pablo está diciendo que los gentiles están cumpliendo la profecía de Oseas, que los que habían sido esparcidos, habían quedado sin misericordia, y dejaron de ser pueblo, ahora se estaban convirtiendo en Hijos del Dios viviente.

Pedro escribe también al respecto:

1Pe 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

1Pe 2:10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo (Lo ami), pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia (Lo Ruhama), pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Pedro y Pablo, están asociando a los gentiles con la profecía de Oseas, de un número incontable de las 10 tribus del norte, que serían reunidas, con la casa de Judá, y que esto estaba pasando a través del mesías judío Yeshua, (Salvación).

En Hechos 15 citando Jacobo la profecía de Amós dijo:
Hch 15:15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:

Hch 15:16 Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar,

Hch 15:17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,

Hch 15:18 Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.
El Tabernáculo caído de David, son las 12 tribus divididas, los dos reinos separados, el norte y el sur, la promesa es que los dos reinos serán reunidos, y está sucediendo a través de los gentiles, porque ¿Dónde están los descendientes de las 10 tribus? Están entre los gentiles.

Esto no significa que cada gentil que viene al Mesías de Israel, es un Israelita de una de las 10 tribus necesariamente, pero lo más significativo es que a través de los gentiles esta profecía de Ezequiel, Oseas, Amos Isaías, Jeremías, se está cumpliendo.

Si regresamos al libro de Amos, vamos a encontrar el nombre de Samaria, que se convirtió en la capital del Reino del norte, habla de la cautividad:
Amós 3:1 Oíd esta palabra que ha hablado Jehová contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así:
Esta profecía es para las 12 tribus, a todos los que sacó de Egipto, y una cosa que dice en el capítulo 9:
Amós 9:8 He aquí los ojos de Jehová el Señor están contra el reino pecador, y yo lo asolaré de la faz de la tierra; mas no destruiré del todo la casa de Jacob, dice Jehová.

Amós 9:9 Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra.

Amós 9:10 A espada morirán todos los pecadores de mi pueblo, que dicen: No se acercará, ni nos alcanzará el mal.
Dice que va a castigar a la casa de Israel, y que sea zarandeada, pero luego dice en el versículo 11:
Amós 9:11 En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado;

Amós 9:12 para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.
Este es el pasaje que ayudó a los apóstoles a entender, en dónde entran estos gentiles que están llegando a la fe, en el plan de Dios de restaurar Israel y hacerlos parte de esta comunidad.

Hasta que las dos casas de Israel sean reunidas en una sola casa, esta profecía será cumplida por completo. Esto es el principio, nosotros los gentiles viniendo al Mesías de Israel, esto que empezó hace 2000 años inició la restauración del tabernáculo de David, ese Reino no dividido, con un sólo Rey,  y por esta razón más y más gentiles seguimos llegando a la fe del Dios de Abraham, Isaac y Jacob.

¿Cuánto entendieron los apóstoles de esto? No lo sabemos, Jesús les dijo que no les correspondía a ellos entender todos los detalles, pero ellos entendieron esto, que las 12 tribus reunidas en una sola monarquía, será establecida, y esto sucederá porque los gentiles vienen a la fe.

Estas fueron las últimas palabras de Jesús a sus discípulos, antes de ascender:
Hch 1:6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?

Hch 1:7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;
Hch 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Noten que ellos no preguntaron ¿Señor, vas a restaura el territorio de Judá a los judíos? Su esperanza no estaba limitada a la tribu de Judá, sino a todo el reino de Israel, las 12 tribus, porque sabían que uno de los trabajos del Mesías era reunir a las 12 tribus, reinar como Rey sobre las 12 tribus, como lo dijeron todos los profetas, y si Jesús era el Rey, su pregunta es, ¿esto va a pasar pronto? Y les dice, a ustedes no les toca saber esto, pero me serán testigos, hasta lo último de la tierra.  Sólo lee la introducción de la primera carta de Pedro.

¿Y ahora qué?

Cuando un cristiano ve que su fe en el Mesías de Israel, lo ha injertado en el pueblo mismo de Israel, que lo ha convertido en linaje de Abraham:
Gál 3:29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje (sperma) de Abraham sois, y herederos según la promesa.
 Eso cambia cómo se ve a sí mismo y cómo ve los mandamientos de Dios, porque tengan en mente, que ahora sabes, que las bendiciones de Israel son para ti, y no estás robándole la bendición a nadie, Dios tiene suficiente para todos, no le estás robando su herencia a la tribu de Judá, las bendiciones, las promesas son para ti también, pero también las obligaciones, la responsabilidades y los mandamientos son para ti. 


Considera lo que dijo Pablo:
Efe 2:11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.
Tu estatus en el pasado era el de gentil, si quieres eras 100% pagano, pero en lo que concierne a Dios, eso es un asunto del pasado. Igual que Rahab, Rut, y cualquiera que dejó su paganismo y se hizo parte de Israel.
Efe 2:12 En aquel tiempo estabais sin Cristo (Mesías), alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
En el pasado no tenías Mesías, en el pasado no tenías promesas en el pasado no tenías pactos. Pero eso se quedó en el pasado.

Efe 2:13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

Efe 2:14 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,

Efe 2:15 aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,
Efe 2:16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.

Nos ha unido para hacernos uno, estamos en el mismo terreno, reconciliados en un cuerpo y el Mesías es la cabeza.

Según Pablo si tú crees en el Mesías de Israel, tú eres parte de Israel, te guste o no. Eso significa que las bendiciones son tuyas, incluyendo las obligaciones.

Pablo dice en Romanos 11, que uno de los trabajos de los gentiles que hemos venido al Mesías, es provocar a celos a Judá, se supone que debemos vivir de cierta forma que provoque a los judíos a celos, históricamente, sólo los hemos provocado, no a celos, sólo los hemos provocado, perseguido, pero se supone deberíamos tener tal conexión con Dios, tantas bendiciones de Dios, que deberían los judíos desear lo que tenemos y estar tan motivados que deberían desear tener nuestra relación con Dios, y honestamente, no podemos hacer eso cuando tenemos una teología que tira a la basura los 10 mandamientos e instrucciones de Dios, que come lo que sea, y que celebra todo menos lo que Dios quiere que celebremos.

¿Cómo podríamos provocar a los judíos viviendo cómo vivimos?

Pero para un judío que toma su fe en serio, que toma su Biblia en serio, que toma su identidad muy seriamente, somos un chiste cuando nosotros no tomamos en serio las instrucciones de Dios.

Tienes que tener en mente, que si tú crees en el Mesías de Israel, eres parte de Israel, en la visión de Ezequiel, notaste que la visión era sobre la casa de Judá, y la casa de Efraín, no había un palo para los gentiles.

Los gentiles tienen que ser injertados a una de estas casas, La Biblia dice que la nueva Jerusalén tiene 12 puertas con los 12 nombre de las 12 tribus de Israel, si quieres entrar por allí, tienes que hacerlo por alguna de las 12 tribus.

No hay una puerta para los gentiles en la nueva Jerusalén.

No puedes ser parte del Nuevo pacto, si eres un gentil, he escuchado personas decir, “Yo soy un cristiano gentil, yo estoy en el nuevo pacto, no en el viejo, no necesito seguir las instrucciones para Israel, no tengo que obedecer los mandamiento de Moisés, soy un gentil bajo el nuevo pacto”.

¡Cuidado! ¡Alto! ¿Un gentil bajo el nuevo pacto? Vamos a ver si eso es posible:
Jer 31:31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

Jer 31:32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.

Jer 31:33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.
Dios no hizo un nuevo pacto con gentiles, ¿Cómo puedes decir que eres gentil y parte del nuevo pacto? No hay tal cosa como gentiles siendo parte del nuevo pacto. El nuevo pacto fue hecho con la casa de Israel, y con la casa de Judá.

Sería como si hiciera un convenio con dos familias, la familia, Aguilar, y la familia, Chávez, y este acuerdo trae ciertos beneficios para estas dos familias, la familia Aguilar y la familia Chávez; y alguien viene y me dice yo quiero se parte de este acuerdo, y yo le digo, muy bien, ¿cómo te apellidas, Aguilar o Chávez? Y me dice: González, lo siento amigo, no puedo hacer trato contigo, este convenio sólo incluye a las personas que están en estas dos familias los Aguilar y los Chávez, no puedes reclamar nada aquí.

A menos… que encuentres una forma legal de entrar en alguna de estas familias, y sí puedes encontrar una manera legal, por medio de MATRIMONIO O ADOPCIÓN, y automáticamente puedes ser parte de este nuevo pacto.

Esta es la única manera que un gentil tiene para reclamar ser parte del nuevo pacto, es decir, a través de la fe en el Mesías de Israel, legalmente obtengo el estatus de Hijo de Dios, adoptado por su sangre, desposado con el novio, el Rey Judío de Israel.

De otro modo si sigues pensando en ti como gentil, si te sigues identificando como gentil, no has entendido a qué familia fuiste adoptado, o no has sido adoptado aún, y no puedes reclamar ninguna bendición del nuevo pacto.

Y este es el mismo pacto que hizo Jesús en la última cena con sus discípulos.

Esto no se trata de robarle a nadie su herencia, porque tiene para todos, no es teología del reemplazo, es teología del injerto, lee Romanos 9 al 11 y entenderás, lo que Pablo decía, hemos sido injertados, no reemplazamos a nadie, no estamos reemplazando a ningún judío, si alguien es adoptado en una familia, no reemplaza a nadie, es incluido en la nueva familia, tu y yo en el Mesías Yeshúa rey de Israel, hemos sido comprados por sangre para poder ser parte de su familia, él no se puede casar con extraños según su propia ley, tiene que ser de su familia.

Conclusión:

Los judíos ortodoxos saben que las 10 tribus del norte deben regresar y ser reunidas con ellos, pero ellos esperan que esto suceda por medio de la conversión de Israelitas al judaísmo, no esperan que Israelitas creyentes en Jesús, cumplan esta profecía, ellos esperarían que negáramos nuestra fe y nos convirtiéramos al judaísmo, pero ellos entienden que las 10 tribus serán reconectadas a la casa de Judá.

¿Cómo se van a identificar las 10 tribus?, algunos empiezan a alucinar, “yo debo ser de la tribu de Rubén, porque luchó con pecados sexuales”, todos luchamos con tentación sexual, no tienes que averiguar de cuál tribu vienes, los rabinos dicen que cuando el Mesías regrese, él nos dirá a qué tribu pertenecemos, él nos va designar la tribu que nos corresponde, entonces no te claves, intentando descifrar el misterio o cómo vas a saber por cual puerta entrar, lo que importa, es que siendo de la familia de Dios, eres parte de una nación santa, un pueblo adquirido por Dios, y debes vivir de acuerdo a la familia a la que fuiste adoptado, Dios no ha cambiado, él es el mismo ayer hoy y por los siglos.

Cuando David trajo el arca del pacto al tabernáculo que hizo para ella cantó así:
1Cr 16:7 Entonces, en aquel día, David comenzó a aclamar a Jehová por mano de Asaf y de sus hermanos:

1Cr 16:8 Alabad a Jehová, invocad su nombre, Dad a conocer en los pueblos sus obras.

1Cr 16:9 Cantad a él, cantadle salmos; Hablad de todas sus maravillas.

1Cr 16:10 Gloriaos en su santo nombre; Alégrese el corazón de los que buscan a Jehová.

1Cr 16:11 Buscad a Jehová y su poder; Buscad su rostro continuamente. 
1Cr 16:12 Haced memoria de las maravillas que ha hecho, De sus prodigios, y de los juicios de su boca,

1Cr 16:13 Oh vosotros, hijos de Israel su siervo, Hijos de Jacob, sus escogidos.

1Cr 16:14 Jehová, él es nuestro Dios; Sus juicios están en toda la tierra.

1Cr 16:15 El hace memoria de su pacto perpetuamente, Y de la palabra que él mandó para mil generaciones;

1Cr 16:16 Del pacto que concertó con Abraham, Y de su juramento a Isaac;

1Cr 16:17 El cual confirmó a Jacob por estatuto, Y a Israel por pacto sempiterno, 
1Cr 16:18 Diciendo: A ti daré la tierra de Canaán, Porción de tu heredad.

1Cr 16:19 Cuando ellos eran pocos en número, Pocos y forasteros en ella, 
1Cr 16:20 Y andaban de nación en nación, Y de un reino a otro pueblo,

1Cr 16:21 No permitió que nadie los oprimiese; Antes por amor de ellos castigó a los reyes.

1Cr 16:22 No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas.

1Cr 16:23 Cantad a Jehová toda la tierra, Proclamad de día en día su salvación.

1Cr 16:24 Cantad entre las gentes su gloria, Y en todos los pueblos sus maravillas.

1Cr 16:25 Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza, Y de ser temido sobre todos los dioses.

1Cr 16:26 Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos; Mas Jehová hizo los cielos.
1Cr 16:27 Alabanza y magnificencia delante de él; Poder y alegría en su morada.

1Cr 16:28 Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, Dad a Jehová gloria y poder.

1Cr 16:29 Dad a Jehová la honra debida a su nombre; Traed ofrenda, y venid delante de él; Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad.

1Cr 16:30 Temed en su presencia, toda la tierra; El mundo será aún establecido, para que no se conmueva.

1Cr 16:31 Alégrense los cielos, y gócese la tierra, Y digan en las naciones: Jehová reina.

1Cr 16:32 Resuene el mar, y su plenitud; Alégrese el campo, y todo lo que contiene.

1Cr 16:33 Entonces cantarán los árboles de los bosques delante de Jehová, Porque viene a juzgar la tierra.

1Cr 16:34 Aclamad a Jehová, porque él es bueno; Porque su misericordia es eterna.

1Cr 16:35 Y decid: Sálvanos, oh Dios, salvación (Yeshua) nuestra; Recógenos, y líbranos de las naciones, Para que confesemos tu santo nombre, Y nos gloriemos en tus alabanzas.

1Cr 16:36 Bendito sea Jehová Dios de Israel, De eternidad a eternidad. Y dijo todo el pueblo, Amén, y alabó a Jehová.
Ahora vive como lo que eres, parte de una Nación Santa.

Otras entradas que podrían interesarte:
Sean santos porque yo soy Santo
¿Podemos guardar todos los mandamientos?
Leyes morales y leyes ceremoniales
Las 5 peores excusas para no obedecer la ley de Dios

La restauración del Tabernáculo caído de David

¿Cómo encajamos los creyentes en Jesús en el plan de Dios para Israel? Sermón predicado en el 2016 Por Hiram C. Ramírez Caba I.B. El Cam...